Unas gotas imprevistas

Tanto tiempo esperando lluvia y… ¡zas! Llega justo el día que íbamos a plantar. Pero no se me ocure quejarme por lluvia, faltaría más. Son sólo siete litros los que han caído esta mañana y los plantadores que estaban esperando para repartir los almendros y coger...