Repasando las fotos de la semana para contaros cómo ha ido, me doy cuenta de lo mucho que da de sí. 

Hemos empezado a cosechar aceituna en Huelva. Mejor organizados que nunca. Cuando hace unos meses acabamos buscando vibros cerca de Cazorla no sospechábamos que conoceríamos a Luisfer y que sus cabezas serían al final las elegidas para reforzar el equipo. Ya está lleno de chasca y vibrando sin descanso. 

Un poco más al norte, las fotos de los setos no hacen justicia a la marcha de la plantación. Cogimos las riendas de la finca en marzo, y la hierba parecía correr más que nosotros. Ricardo dijo, cuando llegue el mes de noviembre veremos los resultados de nuestro trabajo. Efectivamente, durante el verano parecía que los olivos no respondieran a tanto esfuerzo, pero con la llegada del tiempo fresco, las plantas han respondido y la finca no hay quien la conozca. Mucho por avanzar aún, pero el aspecto general va dando ánimos. 

El miércoles le llevé las naranjas de Mercacórdoba a Indira para una de sus instalaciones de Flora de este año. Concretamente la del Museo Arqueológico de Córdoba. Yo no sabía que cualquiera puede ir a Mercacórdoba a comprar fruta. Pagas una entradas y disfrutas del espectáculo de cajas de fruta alineadas, bien presentadas, apetitosas, listas para todos los cordobeses. Un espectáculo para los sentidos, de la mano Alberto que me hizo de anfitrión. 

Es una magnífica fecha para terminar las labores de plantación de olivos o almendros. A primeros de noviembre queremos plantar este año. Aunque tengamos riego disponible, la experiencia nos dice que en las plantaciones de otoño las pérdidas de plantas son menos probables. 

Seguimos mirando al cielo a la espera de lluvia. Como el año siga así, con los precios disparados de luz, abono, gasoil y fitosanitarios y con la falta de agua en los pantanos, vamos a tener que medir muy bien los aportes a los cultivos de la campaña 21/22. Hacer presupuestos por adelantado y meternos debajo del caparazón.

Y llega el fin de semana y seguimos teniendo ganas de ir al campo, esta vez con Bucky y la chica. Sin prisas.