Completar los cuadernos de explotación al día, y no a golpe de inspección, nos ha supuesto un esfuerzo considerable en los últimos diez años. Cuando la mayoría de las fincas daba de lado a esta tarea administrativa, nosotros ya nos quebrábamos la cabeza en la manera de coordinar al proveedor de fitosanitarios con el técnico experto en gestión de plagas, con el aplicador de fitosanitarios, con el encargado y con el propietario de la finca. Nada más contado así, ya se intuye que no es tarea sencilla.

Lo hemos interiorizado en nuestro día a día y lo hemos hecho parte de nuestro trabajo. Y ahora estamos en primera línea de salida para la segunda fase de esta profesionalización en el uso de fitosanitarios. 

Esta semana me ha mandado Fermín Torres, con el que llevo años colaborando, el borrador de la norma que entrará en vigor este verano. Y sin ánimo de aburrir, lo que veníamos haciendo es sólo el principio. La administración dispondrá de estadísticas de uso de productos por zonas y en función de lo que nos ajustemos a esas estadísticas tendremos que justificar los tratamientos realizados. Tendremos que subir la información de cada tratamiento antes de un mes de haberlo aplicado. Necesitaremos justificación técnica en caso de usar líquidos por encima de la media. 

En definitiva, un control exhaustivo y con apoyo de técnicos bien formados.

Toda una aventura técnica que se suma a los retos que ya de por sí tiene el campo hoy en día. Mi único consuelo es que en LAND Gestión Agrícola nos apasiona y que aquí estaremos preparados para los retos que se nos presenten. 

Ricardo Aguayo